Gramática Griega on Facebook

miércoles, 1 de octubre de 2008

ΠΑΡΑΝΟΙΑ, παράνοια (paránoia)

Paranoia: Perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas.

Siempre pensé que cuando utilizara esta palabra en mi blog, sería para hablar de una antigua novia de mi marido. Pero no. Voy a hablar de mí.

Hace ya muchísimo tiempo, cuando era una preadolescente de unos doce años, el presidente del club deportivo en el que yo practicaba la natación me pidió, o para ser más exactos, le pidió a mi padre, que yo escribiera una historia para la recién estrenada revista de la entidad. ¿Por qué a mí?: pues porque el presidente me conocía muy bien, porque yo llevaba toda mi corta vida vinculada a ese club, porque toda mi familia era socia de siempre y porque yo era la típica niña que pegaba hebra con todo el mundo (bueno, creo que lo sigo haciendo) y era muy popular en la piscina.

Lo que tenía que escribir era el editorial, aunque en esa época yo no sabía qué significaba eso. Para mí era una redacción similar a las que pedían en el colegio, donde contaba lo que me parecía ser socia, ser deportista, ir todos los días a entrenar, todos los domingos a comer y todos los veranos a disfrutar de la piscina y de las instalaciones. No me costó mucho hacerlo. Lo escribí a vuela pluma y sin corregir (esto, me temo, también lo sigo haciendo) y se lo dí a mi padre, que lo leyó, y, tal como estaba, lo entregó al editor.

Lo publicaron y en el siguiente número de la revista, el propio presidente hizo el editorial, refiriéndose a mi artículo y elogiando mi soltura para expresarme. Mi padre me comentó que, antes de publicarlo, le preguntaron mil veces si era verdad que lo había escrito yo. Yo, desde mi inocencia, no entendía el comentario. ¿Y quién lo iba a haber escrito, sino yo?

¿Qué porqué cuento esto?, pues porque ahí se puede situar el inicio de mi paranoia. Me gustó escribirlo y me gustó que la gente lo leyera.

A partir de ese momento me he dedicado a miles de cosas, he vivido en muchas casas, en distintos países, con distintas personas. He crecido, me he casado, he tenido hijas. Muchos cambios. Pero si tuviera que decir una cosa que no ha variado en todo este tiempo, ha sido mi querida fijación: escribir.

Bien es cierto que –hasta el momento- los frutos no han sido demasiado impresionantes: no he pasado de un par de artículos para revistas de entidades “amigas”, un cuento publicado en un volumen de muchos autores y ahora este blog, que he ido llevando a trompicones desde que me mudé a Grecia.

Pero mi paranoia continúa, y ahora quiero mimarla y alimentarla. Ahora tengo tiempo y un rinconcito para mi sola donde nadie me distrae y donde cuento con todo lo que necesito para escribir.

Quieran los dioses del olimpo que mi “παράνοια” no se convierta en “τραύμα” (trauma).

2 comentarios:

Una ET en Euskadi dijo...

Esribiste tu primer gran obra en la época en la que todo futuro escritor lo hace, la infancia. No lo llamaría paranoia sino una extraño virus que nos ataca y no nos deja, el mejor remedio será la acción de escribir y en eso estás, por suerte.
Yo me negué por muchísimos años, y para mal o para bien...aquí estamos de nuevo
Besos extraterritoriales

David Carrascosa dijo...

Paranoia... creo que etimológicamente viene aser al lado del conocimiento, fuera de él.

A mi me encanta como escribes, y te puedo decir que tienes algún que otro fan. A ver si te animas a una novelilla.

Besos!!1